“Todos somos cubanos… hay que entender”

bandera-cubana-manos
Imagen: supercuba.wordpress.com

Ya no basta con tener dinero: se va a un lugar caro, a comprar cosas caras (no importa si son de primera necesidad, igual cuestan mucho) y lo que se obtiene es cualquier producto o servicio acompañados siempre de lo mismo: malos rostros, cierto odio y hasta groserías.

En cualquier tienda es normal que haya un dependiente-gendarme apostado a la salida, cuya tarea es revisar tan a fondo como él desee las bolsas que portan los clientes con los productos que acaban de comprar: abre la jaba, mira adentro, agarra el comprobante de pago, lo rompe, lo vuelve a meter en la jaba, y con un gesto de autoridad indica que da permiso para circular. Es un trabajo asalariado que, a juzgar por la extendida corrupción, podría verse como algo normal, pero aún ciertos consumidores se sienten lógicamente incómodos y hasta ofendidos de que se les trate como presuntos ladrones. Extrañamente, en los lugares donde se comercia en pesos cubanos no se ve este fenómeno. Quizá ocurre que, mientras más CUC se tienen, más ladrón se puede llegar a ser.

Tampoco importa ya si se tiene suficiente dinero para reservar unas vacaciones en un hotel. Los cubanos compran ofertas “Todo Incluido” que siempre fallan en alguno de sus servicios y aun así mantienen sus precios. Dentro de las instalaciones hoteleras, a veces los nacionales tienen que sufrir una discriminación muy taimada, porque los empleados no esperan de ellos generosas propinas. O puede suceder, incluso, que el alojamiento propuesto por el turoperador sea un completo desastre, aunque vendido con muchas estrellas de credibilidad.

¿Y qué pasa si alguien se toma la molestia de reclamar ante estos desmanes?

La posibilidad de acceder a CUC ha reflejado más crudamente la segregación social que hay en Cuba. Después del Hombre Nuevo y de los preuniversitarios en el campo, resulta que no todos somos iguales. La idea del igualitarismo ha quedado como un apagado canto de sirena que ya acumula una larga lista de naufragios.

Pero aquellos intentos de uniformidad en la miseria dejaron profundas secuelas, heridas que el discurso desde arriba tiende a mantener abiertas, como un estandarte. Uno de los daños que provoca esa política es que muchos empleados estatales, al trabajar con público cubano insatisfecho, utilizan como recurso la siguiente frase: “Todos somos cubanos… hay que entender”

Se trata de una cantaleta poco feliz y hasta ofensiva. El que apela a ella, está juzgando –no sin razón– a toda la sociedad de irresponsabilidad y desidia crónicas, tratando de hacer cómplices del maltrato a los que reclaman algo mejor. Es filosofía de la calle y todos somos de la misma banda de los arrabales, la misma pandilla.

Lo irónico del asunto es que en algún momento todos esos empleados descansan y se convierten en clientes. Ahí es cuando el círculo se cierra. Al final, todos son víctimas… pero no parecen entender.

Anuncios

Un comentario en ““Todos somos cubanos… hay que entender”

  1. Dolores Brossard Duharte

    Es que víctimas, otrora victimarios, tienen que “vivir” , y como tranquilamente asumen el doble papel, entonces cuando les toca ser víctimas los oyes decir: ¡ bueno ellos también tienen derecho a “su lucha”!!!.. y esa “lucha” implica cualquier cosa: que las mercancías estén multadas, que a las raciones de comida les falte gramaje, que el pan sea mas pequeño de la cuenta, que introduzcan en las tiendas productos por la izquierda, que te den habitaciones de hotel que se suponen fuera de servicio, en fin una larguísima lista de irregularidades generadas por múltiples causas, pero la principal la gran diferencia entre los ingresos y el costo de la vida!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s