Un inmenso cráter en medio de La Habana

El Pontón es un área deportiva localizada en el límite que el municipio Centro Habana tiene con su vecino Cerro. Posee piscinas (una olímpica y un tanque de clavado), una gran pista de atletismo con un terreno de beisbol en su interior, canchas de básquet, voleibol, frontón, espacios techados para colchones de artes marciales y otras actividades, así como graderías para observar los eventos. Es un gran complejo, construido de acuerdo a rigurosas especificaciones técnicas, en el centro de la ciudad.

Pero ocurre que desde hace décadas sufre un abandono y un vandalismo atroces, a tal punto que hoy se encuentra en un estado deplorable.

Cuando el romance comunista mundial terminó, los efectos del derrumbe comenzaron a sentirse en todos los ámbitos de la vida nacional. Así, el deterioro de las áreas de entrenamiento se hizo cada vez más grosero, sin los mantenimientos necesarios ni atenciones de ningún tipo. Casi lo único medianamente conservado fue la cantidad de carteles que promulgaban la participación de todos en el deporte, supuestamente un “derecho del pueblo” logrado solo después de 1959.

De todas formas, El Pontón se seguía utilizando. Su pista de carreras servía para los vecinos que venían a correr, equipos de beisbol iban a jugar, las piscinas se llenaban de vez en vez (la clara ventaja para ello es que existen unas tomas de agua inmensas a un lado del complejo, en donde llenan a diario los camiones de agua de la ciudad) y aún en los frontones se podía jugar.

Entonces llegó el día en que, con el pretexto de realizar reparaciones en el drenaje del terreno, puesto que se trata de una zona baja cercana al antiquísimo manglar de la Habana de épocas virginales, llegó todo un ejército de excavadoras y camiones. Nada más unas pocas semanas después ya se habían removido miles y miles de metros cúbicos de suelo, desapareciendo la pista de carreras y la grama para los deportes de campo. Esto ocurrió hace más o menos una década y jamás se han terminado los trabajos.

Hoy, lo que queda del terreno es una gran palangana. Al ser aquella una zona baja, ubicada en una importante vaguada a donde van a parar todas las aguas de la cuenca aledaña, cuando llueve se inunda espectacularmente. Se convierte en un sucio y gigantesco charco en donde los niños hacen competencia de zambullidas. Ese estanque tarda días en secarse, o semanas, en caso de que las lluvias se tornen frecuentes, con la consiguiente amenaza a la salud de los vecinos. Por supuesto, los deportes también se suspenden.

Las piscinas dan lástima. Tienen una capa permanente de podredumbre sobre un agua verde que parece nunca secarse del todo. Del frontón solo sirven algunos pedazos, y muchos de los edificios han perdido sus muros, exhibiendo sus columnas desnudas y despidiendo un penetrante y desagradable olor.

En los medios oficiales de noticias se habla del mal estado de las instalaciones deportivas, pero no se entra en detalles ni se dan causas creíbles. El estado calamitoso en que se encuentra la mayoría de ellas serviría para explicar los cada vez peores resultados de Cuba en torneos internacionales. Sin embargo, a la hora de enlazar causas y efectos, los defensores del sistema siempre han preferido hacerse de la vista gorda.

Sin dudas, el Pontón representa el fracaso de un gobierno que quiso controlar absolutamente todo. Lo que se ve ahí hoy es el reflejo de la decadencia general. Aquí dejo algunas fotos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Tanque de clavados
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Piscina olímpica
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Piscina olímpica. Detrás está el tanque de clavados
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Gradas, parte posterior
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Gradas, parte anterior
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Instalaciones techadas que han perdido sus muros
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Muchas instalaciones abandonadas ahora funcionan como improvisados baños públicos
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
El mismo edificio abandonado, visto desde el nivel bajo, donde solía estar la pista de carreras. Cuando llueve, el agua puede cubrir el desnivel y estancarse durante días
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
“La gran palangana”
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
“La gran palangana” desde otro ángulo. Al final de la imagen, lo que queda de frontón

 

Anuncios

Un comentario en “Un inmenso cráter en medio de La Habana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s