Gracias, pero no me cuides tanto

Es verdad que el papel, como las pantallas de los televisores, aguanta todo lo que le pongan. Pero el desparpajo de los medios de comunicación – ¿o de incomunicación? – en Cuba es tal que a veces me pregunto cómo es posible que las hojas de las publicaciones escritas por la oficialidad, cuando éstas emergen de sus diabólicas imprentas, no se desintegren al recibir la luz del sol; o que los televisores, transmitiendo su incesante verborrea, no revienten como ollas de presión sin válvula de escape.

Y cuando ya parece que se ha hecho demasiado daño, ahí va el siguiente ataque deliberado al razonamiento lógico, y con él los más desfachatados intentos de manipulación.

Quisiera enfocar la atención particularmente en unos documentales de reciente transmisión en la TV cubana, que tratan sobre los peligros potenciales que representa la popular red social Facebook para sus usuarios. Como ya es sabido, este sitio web constituye una ventana hacia nuestras vidas privadas. Gracias a él, hoy mediante Internet un perfecto desconocido puede enterarse de quiénes son nuestros amigos, familiares, gustos… porque se hace fácil acceder a un pedazo de la información de cualquiera con solo unos pocos clics y, en función de los datos nuestros que tengamos allí, habremos perdido más o menos nuestra privacidad.

facebook
Facebook podría tener efectos negativos, pero ¿qué tecnología no los tiene? Lo más saludable es tener la opción de usarlo. Imagen: http://www.wisdom4gross.tumblr.com

Pero no son las ventajas y desventajas que toda nueva tecnología supone el tema que quisiera sacar a discusión. No se trata de qué es lo que se está hablando (la cara fea de Facebook), sino de quién lo habla: la imagen y la voz de un régimen que posee todos los medios de difusión en exclusiva, la misma televisión cubana en la cual muchos programas siguen aferrando sus escenografías y sus discursos a los de hace décadas atrás.

En primer lugar, si uno pregunta por las calles de La Habana quién utiliza Facebook con una regularidad aceptable – imaginemos que, si lo hago, la gente tampoco me verá como un loco y será sincera en su respuestas – comprobará que el número de usuarios es muy, muy pequeño. La gente en Cuba sigue utilizando los métodos tradicionales de comunicación obligatoriamente, porque no tienen otra posibilidad real de contactarse. Nuestro país está lejos de “deshumanizar” a los individuos con nuevas tecnologías que eliminan el contacto persona a persona no porque seamos más románticos o pegajosos, sino porque somos huérfanos de la contemporaneidad, sin remedio a corto plazo.

Pudiera parecer que quienes decidieron ilustrar al pueblo de Cuba acerca de los peligros de Facebook (robo de identidad, pérdida indeseable de la intimidad y otros problemas observados), consideraron que toda su audiencia eran nada más los telezombies usuales, pero no: otros también estábamos mirando y nos pareció un chiste de muy mal gusto transmitir esos documentales en un país que prácticamente no conoce qué es Internet, ni su gobierno parece interesado en despejar de una vez por todas las dudas que sobre ese particular puedan surgir haciendo posible el acceso universal a la red de redes.

Aunque, pensándolo un poco, se trata de un material mostrado al público por la televisora única, propiedad de un Estado paternalista y entrometido, que se ha pasado la vida “protegiéndonos de los peligros que acechan” ahí fuera y que, siendo nosotros todo inocencia y candor, terminarían por devorar nuestra mismísima identidad nacional en el cantío de un gallo. No olvidar que ese Estado tiene una poderosa razón: necesita que tengamos miedo, que jamás caigamos en la cuenta de que la libertad implica, como todas las cosas grandiosas, riesgos inherentes.

Yo preferiría que no me cuidasen tanto.

Anuncios

2 comentarios en “Gracias, pero no me cuides tanto

  1. Pudiera parecer que quienes decidieron ilustrar al pueblo de Cuba acerca de los peligros de Facebook (robo de identidad, pérdida indeseable de la intimidad y otros problemas observados), consideraron que toda su audiencia eran nada más los telezombies usuales
    ====
    Como si en Cuba existiera intimidad o privacidad. Los asuntos personales se debaten a toda voz en cualquier cola.

  2. marctogo

    buen blog, pero siempre la inocencia sale a flote. Mira hijo porque yo tengo el doble de tu edad, estoy en Facebook casi obligada y a mi hijo se lo prohibi, cuando tenga su mayoria de edad decidira. Es que nuestro pais no tienes cosas mas importantes que puedas destacar que si Facebook ?, mira hace un ano en Cuba quede espantada lo loco que estaban la gente con el ultimo iphone, que yo no tengo, y sin embatgo nada en los calderos.
    Eso me demuestra la ignorancia en que cada dia ese pais se entierra mas en el fango

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s