Fin de año

Habana_Vieja_de_noche
La Habana Vieja de noche. Imagen: commons.wikimedia.org

Estoy mirando La Habana desde el otro lado de la bahía, sentado sobre uno de los muros centenarios de la fortaleza de San Carlos de La Cabaña. El día se ha ido casi, pero queda la suficiente luz como para que mi ciudad luzca toda su enfermiza belleza de urbe decadente antes de sumirse en la oscuridad de la noche. Tiene unas ruinas espléndidas, que despiertan nostalgia por un lugar anterior a mí. De los edificios derruidos sólo puedo imaginarme su aspecto original, mas basta para inventarme toda la gracia que tenía la capital de mi país en sus tiempos prósperos de quién se acuerda cuándo.

2013 se acaba. Siempre me pasa lo mismo por estos últimos días de diciembre: de alguna forma me las arreglo para estar en donde estoy ahora, mirando a lo lejos las filas hormigueantes de carros que ya llevan las luces encendidas por la hora que es, encontrando la oportunidad para pensar en lo que ha sido de mí en el último año y para tratar de prever lo que seré el año viene que, espero, estará aquí con los próximos soles.

Me parece que 2013 fue un año bueno. Lo fue para mí, principalmente porque abrí este blog en donde puedo ser un poco más libre a la hora de escribir lo que pienso. Lo fue para todos, porque su paso da la medida de que hay cambios inevitables que vienen llegando. Quizá estén anunciados desde hace mucho (Willy Chirino ya ha estado esperando “nuestro día” durante un buen rato) y no ocurran al paso que quisiéramos, pero es un hecho que el tiempo es una magnitud escalar que siempre transcurre en un solo sentido y que conduce a un final en donde las verdades se decantan por su propio peso. Soy de los que piensa que la transición, si bien no está aquí con seguridad, al menos tiene trillada una parte de su camino. La alfombra roja para los cambios que sucederán en Cuba ya está puesta.

Y pese a que todos los pronósticos oficialistas apuntan a un 2014 catastrófico (aumento de los precios de productos de primera necesidad, contracción de los ingresos por concepto de exportación, baja producción nacional, “racionalidad” en las prestaciones sociales y una meta bajísima para el aumento del PIB que acusa resultados todavía menores que los planificados), me gustaría pensar que todo irá bien, al menos a largo plazo. El sistema cubano no puede sostenerse a sí mismo inamovible durante mucho tiempo más y su capacidad de mimetismo ya no es la de antes, como tampoco lo es la gente de este país.

Quisiera, para terminar este año en paz, agradecer a todos mis lectores por su tiempo, a mis seguidores por su confianza, a mis comentaristas por su apoyo. Todos han sido un gran incentivo para seguir este camino en donde tanto me queda por aprender. Les deseo un feliz año nuevo.

Anuncios

3 comentarios en “Fin de año

  1. Angel Martinez

    Me gusta como escribes , espero q lo sigas haciendo asi con realismo,los adornos solo sirven para deslumbrar un momento.Te deseo igual ,un fin de ano tranquilo,,que mas se puede pedir ahora,,,la felicidad llegara en cualquier momento.Gracias por escribir. Angel

  2. Toni Montana

    Hermano disfruto mucho su blog que me deja ver la realidad que no veo hace 33 anos cuando sali de mi bella patria. Un feliz 2014 para ti y espero nuestro dia ya venga llegando. Mi saludos Toni

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s