Nuestros héroes son otros

Escuela_Primaria__Nguyen_Van_Troi__(1)
Mi escuela primaria. Imagen tomada de Misceláneas de Cuba

Nunca me interesó saber quién era Nguyen Van Troi. No se trata de aversión hacia el vietnamita, cuyo nombre tomó la que fue mi escuela primaria. Solo que daba igual lo de “luchador contra el imperialismo” y ese tipo de ceremonias, tan comunes como artificiales.

Todos los días debía cantar en su nombre la misma lastimosa melodía que terminaba con un alarido: “Y gritó ¡viva Ho Chi Minh!”. Como mecanismo de defensa, yo desconectaba mis sentidos y caía en una especie de trance. Cuando regresaba de la nube ya me encontraba en el aula, el matutino había acabado y la foto de Nguyen se había quedado sin público, olvidada en un rincón del enorme patio central.

Ninguno de mis compañeros del aula comentaba nada sobre el acto durante el resto del día. Nadie decía: “¿Vieron qué bien nos quedó el himno hoy?”. El homenaje obligatorio a Nguyen, como cualquier teque de su tipo, era contrario a las inquietudes de un niño.

Nuestros héroes eran otros. Los míos estaban en casa para hacerme justicia al final del día después del cansino bombardeo ideológico. Así, cualquier personaje de los juegos que mi hermano consiguiera para nuestro viejo Nintendo tenía más valor que un joven al otro lado del mundo. Y si alguna vez en un acto político se quemaba un muñeco vestido como Tío Sam –el odio enfermizo en Cuba trata de inculcarse desde edades tempranas–, por la tarde me veía corriendo a mi casa para echar un partidito de MLB con los New York Yankees o jugar Super Mario por enésima vez.

Además, para que un adoctrinamiento sea efectivo debe ser aplicado a conciencia y hasta nuestros maestros le sacaban el pie al asunto. Tampoco ellos estaban para esa trova, habiendo tantos problemas por resolver en casa. Corría la mitad de los 90 y la única que se preocupaba por “conservar el espíritu” era la directora, que en más de una ocasión detuvo la oda a Nguyen, nos echó un responso a los mil niños formados bajo su oficina y mandó a cantar el himno “correctamente”. Eso quería decir cantarlo a voz en cuello y yo, con fastidio, entonces sí berreaba por tal de que terminara la tragedia. Solo por eso alguna vez lo canté, como una pequeña máquina con pañoleta e instrucciones precisas, cuando lo normal era que moviera la boca sin emitir sonido alguno.

Nguyen Van Troi, para todos los efectos un vietnamita más, no encontró homenaje sentido en una escuela cubana. Lo gracioso es que de alguna manera yo no he conseguido olvidar aquel espantoso himno que le hacíamos.  

Este post fue escrito originalmente para el blog “A pie y descalzos”, anclado a la página 14ymedio.com

Anuncios

2 comentarios en “Nuestros héroes son otros

  1. También yo, tengo una anécdota sobre Nguyen Van Troi.

    Era aun adolescente (13 años) cuando el 9 de mayo de 1964 Nguyen fue apresado por las fuerzas armadas sudvietnamitas cuando minaba un puente por donde pasarían McNamára y Cabot Lodge. El día 10 de agosto del mismo año, después de varios intentos de fuga y violentos castigos corporales, fue condenado a muerte.

    En octubre de 1964, en Venezuela, es secuestrado por un comando guerrillero de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (dirigido por el Partido Comunista de Venezuela) el segundo jefe de la Misión Aérea norteamericana, el Teniente Coronel Michael Smolen. Los guerrilleros realizaron la acción como un acto de protesta por la condena a muerte del guerrillero vietnamita y pedían como rescate la liberación de éste. Entonces la ejecución de la sentencia fue aplazada por orden de las autoridades norteamericanas asentadas en Vietnam del Sur.

    Una vez Smolen fue liberado por el FALN, las autoridades norteamericanas dieron la orden de continuar con el cumplimiento sentencia. El 15 de octubre de 1964, a las 9.50, un pelotón sudvietnamita ejecutó a Nguyen Van Troi. Sus últimas palabras fueron: “¡Larga vida a Vietnam!”.

    Muchísimos años después (1979), realizando estudios en la antigua URSS, tuve la oportunidad de relacionarme con un grupo de vietnamitas. No fue difícil entablar amistad (nos tratábamos de primos). El día 9 de mayo de 1979 se me ocurrió preguntarles por Nguyen (apellido tan común, en Viet Nam como nuestro Pérez) y cual no sería mi sorpresa al percibir que mis amigos no sabían quién rayos era el personaje.

    Solo después de escribir el nombre en un papel, fue que mis amigos se enteraron a quién me estaba refiriendo. La confusión consistía en que los vietnamitas utilizan el alfabeto latino, pero su fonetica es totalmente diferente. El nombre del guerrillero vietnamita se pronuncia: ” Yuen Van Choi”

  2. Pingback: Nuestros héroes son otros | Bitácoras Cubanas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s