2015: incluso más libre

Ninguno de mis textos puede estar lleno de odio. Mucho menos el primero de este 2015, en el que me he propuesto –como mucha gente, seguro– crecerme en lo personal. Por eso no escribo nada desde el año pasado: he descansado durante días, desintoxicándome de una rabia que echaba a perder cualquier cosa que comenzara.

El pasado 30 de diciembre, en vísperas del último amanecer de 2014, vi cómo se acababa la luz del día desde el interior de la celda uno en la estación de policía de Guanabacoa. Vi llegar la noche por una rendija de escasos centímetros, la única que permitían los barrotes y un muro que se elevaba, severo, a medio metro de distancia.

Me mantuve acostado lo más que pude, tratando de dormir para que el tiempo transcurriese sin notarlo. Pero en vano: aún no podía creer que me tuviesen encerrado sin una causa. Los ruidos de la prisión, con el triste radiecito de los guardias, los portazos, la gritería del borracho de la celda de al lado; la luz del pasillo, que proyectaba la sombra de la reja sobre el piso del calabozo; y yo dando vueltas encima de aquel colchón con peste a sudor de preso.

“¿Por qué estoy aquí?”, pensaba una y otra vez.

Me habían detenido saliendo de mi edificio, donde me esperaba un agente de la (in)Seguridad del Estado y un par de policías, con un carro patrullero reservado en principio sólo para mí. No me preguntaron a dónde iba. El hombrecito vestido de civil le ordenó a los uniformados que me detuvieran, y ellos obedecieron. Mis padres llegaban en ese justo instante. La cuadra salió a ver qué ocurría. El hombrecito se puso nervioso y llamó a los jefazos. Mis padres también fueron montados en la patrulla y conducidos a la estación. Allá nos separaron.

El tiempo sin libertad física es dolorosamente lento. Perdí la cuenta de las veces que caminé en todas direcciones los siete pasos por tres que medía aquel espacio delimitado por paredes blancas. Ya mi compañero de celda había agotado todos sus acertijos de recluso y yo me empecinaba en no comer ni tomar agua. Me preguntaba qué habría sido de mis padres y qué sería de mi familia este fin de año, que quedó –y esto es un mérito que debo reconocerle a mis esbirros– como el peor que tenido en mi vida.

Pero hay una verdad por encima de todo lo que me ocurrió, y es que pese a mi encierro el sol salió y comenzó el último día del año. Hasta dentro del calabozo se hizo la luz, de lo cual dieron fe mis ojos. Y aunque me dolía la cabeza, y el estómago parecía tomar al resto del cuerpo como rehén, de nuevo pude ver la copa de aquel árbol a lo lejos, por la misma rendija donde se coló la noche. El año viejo se iría, mientras el nuevo rompía sus aguas.

“Firma esto aquí… Víctor”, me dijo el carcelero con el acta de acusación en las manos. En la causa se leía “Interés-C.I. (C/R)”, que significa “interés de la contrainteligencia” por ser yo un “contrarrevolucionario”. “No, no voy a firmar nada”, dije: el interés de la contrainteligencia o del mismísimo tirano de Raúl Castro no puede estar por encima de mis libertades.

Ya por la tarde, luego de más de veinticuatro horas de estar preso sin acusación, entonces tuvieron que soltarme. Pero antes de irme, un tal teniente Savón de Villa Marista me leyó un acta de advertencia que tampoco firmé, donde reza que soy “proclive a estar en actos de desorden público” o una estupidez parecida que no memoricé por mucho que les hice repetírmela.

Como último detalle, decidieron demostrarme su poder trasladándome a mi casa en una patrulla en vez de entregarme a mi familia que todavía esperaba afuera de la estación. Nadie, ni mis padres ni mi hermano, habían dormido. Aun así, después esperamos el año nuevo porque no podemos permitirnos que nos amarguen, como mismo no van a lograr que deje de hacer lo que sé: ante todo molestarlos, pues ya es algo personal. Ya les dije la otra vez que me detuvieron que yo soy libre, y en 2015 pienso serlo incluso más.

Anuncios

10 comentarios en “2015: incluso más libre

  1. Rafael

    Sigue escribiendo de tus frustruaciones Victor y veras que algun dia las cozas cambiaran. Yo las traduzco de vez en cuando y las comparto con mis amigos Americanos por Facebook para que aprendan lo que es ser Cubano viviendo en Cuba.

      1. chicho cojo

        boberia no compadre una noche preso y parece que se metio 20 años por lo q escribe…bonitos lideres vienen en camino

      2. chicho cojo

        na mentira…hablando en serio. es bien jodio q te metan preso sin razon ni motivo solo por pensar distinto…pero q le vamos a hacer esa es nuestra revolucion. valiente el socio q se queda alla yo mi hermanito sali tumbando porq la historia es larga y mi vida corta…al parecer mas corta q la del dinosaurio viejo y loco q no se muere tu!!!

  2. Víctor Ariel González

    Gracias a todos por el apoyo.
    Pues sí, fue una sola noche lo que estuve preso, y eso me hizo pensar entre otras cosas en todos los luchadores por la libertad que han permanecido décadas sufriendo la pesadilla que yo viví unas horas -aunque me parecieron días-. No podría comparar mi breve estancia en un calabozo con los 20 años de Huber Matos tras las rejas, nada más por mencionar un ejemplo. Tampoco me puedo quejar por ninguna golpiza, ni hice una huelga de hambre que duró meses y terminó con mi vida. Nada de eso pasó, y sin embargo no dejaré de protestar porque me hayan detenido en respuesta a mi forma de pensar y de expresarme.
    Por favor, sigan los casos de todos los que están en prisión actualmente. Compartan la información por las redes, que sé muchos lo están haciendo. La atención que ustedes nos brindan son nuestra mayor ayuda. Las dictaduras que más recientemente han terminado, cayeron por la comunicación que la gente fue capaz de crear gracias a la tecnología.
    Un saludo de El Bastardo.

  3. Pingback: 2015: incluso más libre | Bitácoras Cubanas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s